dimecres, 27 de maig de 2009

Héroes y guerreros. Un regal de Xaro.

Ayer, en la representación, me emocioné Quiero daos, como regalo, a todos los chicos y chicas y especialmente a los chicos de "Antígona" este trozo de un escrito mío, del libro que estoy terminando. Es material en prensa del libro Los senderos de Ariadna.

Héroes y guerreros
.
Muchos niños y adolescentes varones, influidos por la socialización a la que están sometidos y reforzada, entre otras instancias, por los dibujos animados, los videojuegos y telefilms violentos, tienen en su imaginario a un héroe guerrero. No obviando la connotación de guerra que tiene la palabra, podemos hacernos eco de esta imagen para plantear otro tipo de guerrero, como plantea el budismo; guerrero del corazón, que es quien tiene el coraje de conocerse profundamente, tanto en sus aspectos bellos o luminosos como en sus aspectos oscuros o de sombra. El guerrero del corazón no mata a sus dragones internos, sino que entabla una relación con ellos, apoderándose de su energía para llevarla al mundo transformada. Si no hacemos esto podemos proyectar la sombra de nuestros dragones sobre las demás personas, que se convierten así en enemigas a quienes poder maltratar o matar en nombre de nuestra verdad.
La tradición tibetana coincide con esta visión y nos dice que guerrero es el que se enfrenta a su propio miedo. También los indios yaquis, indígenas del norte de México, dicen que en cada tribu hay ciertos hombres y mujeres llamados a seguir el camino del guerrero desde dentro de su corazón, que traen al mundo lo nuevo, sin creerse por ello nadie especial. Piensan que todas las personas tenemos un diseño del mundo o mapa dela realidad que no debemos confundir con la realidad. La tarea del guerrero, arquetipo de hombres y mujeres que luchan por la paz sin violencia, es traer su descubrimiento a la realidad social para ensanchar el diseño o mapa de esa realidad.
Los indios yaquis dicen que el mundo de cada día es como una obra de teatro, una actuación en la que somos a la vez actores, espectadores y observadores. El verdadero guerrero observa, no se pelea; es un guerrero pacífico, un guerrero del corazón que permanece despierto y observa cada actuación y cambio de actuación. Dicen que el verdadero cambio solo tiene lugar cuando crece la realidad conceptual, es decir, cuando todas las personas traemos nuestras visiones, o lo que hemos aprendido, a la comunidad a la que pertenecemos, con el deseo de compartirlo. Este es el verdadero proceso de cambio. Por lo tanto el guerrero o el hombre y la mujer de paz, que encarnan este arquetipo, ha de saber tratar con sus sentimientos, deseos y miedos. Ha de aprender a llorar, mirar y sentir junto a otras personas de paz.
Besos,
Charo Altable

1 comentari:

Àngels ha dit...

Aquesta lectura dels guerrers com els qui son valents per efrontar-se al seus dracs interns m'ha emocionat i m'ha donat llum i idees per portar a la meva classe, al meu equip de mediació , a la meva familia , a mi mateixa.Moltes gràcies per aquest nou pas en la construcció d'una masculinitat lliure de violència i dominació. Vaig a proposar el vincle amb el Bloc de l'equip de mediació del meu institut al qual des d'aci vos convide a entrar anant a http://elspunysnoparlen.nireblog.com/